CONTÁCTENOS

INFO@TOLECIMYDO.PL

+48 515 171 666

NEWSLETTER

  1. pl
  2. es

Fot. Tikal - El Templo I conocido tambien como El Templo de Gran Jaguar

¿Quiénes eran?

La civilización maya fue una de las culturas mejor desarrolladas del mundo antiguo. Y aunque en el momento de su florecimiento el área que gobernaban era más pequeña que la de la actual Polonia (unos 310 mil kilómetros cuadrados), en ambas Américas sólo los "estados" de los aztecas y los incas podían igualarla. Por supuesto, el término "estado" es un anacronismo. A lo largo de 3000 años, cuando los Mayas podían considerarse (hasta cierto punto) una comunidad, es decir, desde aproximadamente 1500 aC hasta 1697 dC, no había un solo organismo con autoridad central e incluso oficinas básicas. La zona del actual sur de México, Guatemala, Belice y el norte de Honduras estaba habitada por muchas tribus reunidas en torno a ciudades-estado que han desempeñado un papel mayor o menor a lo largo de la historia.

 

El mismo nombre de Maya es el nombre dado a la civilización mesoamericana después de su caída de la ciudad de Mayapan, el último gran centro político. Los propios Mayas se llaman a si mismos Quiché (en Guatemala) o Yucateco (en México), entre otros.

 

Los inicios de la población en la zona habitada más tarde por los Mayas deben situarse ya en torno al 7000 aC, pero sólo alrededor del 1500 aC podemos hablar de asentamiento, establecimiento de aldeas, pequeños pueblos y agricultura basada en el maíz, los frijoles, las calabazas y la mandioca.

 

Fot. Chichén Itzá - Tzompantli o pared de craneós.

 

El período de poder maya, el llamado período clásico, suele situarse entre el 250 y el 900 dC. Fue entonces cuando comenzó la construcción de grandes ciudades, que fueron un elemento clave para la población local. Sirvieron como centros religiosos, científicos, industriales, comerciales y de entretenimiento. Allí vivían los gobernantes de la zona y, por supuesto, el ejército. Los soldados, como en cualquier civilización antigua, cumplían dos funciones básicas: obligaban la obediencia en las zonas consideradas como propias y luchaban con otras ciudades para ampliar sus propias zonas.

 

En el período clásico había alrededor de 40 ciudades-estado de este tipo, las más importantes de las cuales eran Tikal, Copán, Chichén Itzá, Palenque o Uxmal. Las más grandes estaban habitadas por hasta 90.000 personas (en comparación, en 800 Constantinopla tenía unos 100.000 habitantes).

 

Alrededor del 900 dC todo cambió y la civilización comenzó a colapsar. Mientras que las ciudades de Yucatán continuaron prosperando bien, las de la parte sur fueron abandonadas y cayeron en la ruina y el olvido. Probablemente había muchas razones para ello: guerras civiles, contaminación de los ríos, agotamiento del suelo y sequía. En cualquier caso, el llamado período posclásico fue el atardecer maya.

 

Contrariamente a lo que sucedía en las áreas del norte de los aztecas, los conquistadores españoles no tenían casi nada que ganar en las áreas mayas. La Batalla de Utatlán en 1524 fue crucial para la conquista, pero la última ciudad maya en la isla de Nojpetén (hoy Flores en Guatemala) no fue conquistada hasta 1697. Los Mayas desaparecieron de las páginas de la historia, pero los descendientes de los representantes de esta gran civilización siguen viviendo en las mismas zonas que sus bisabuelos.

 

Fot. Palenque - El Templo del Sol (a la izquierda).

 

Restos

Inmediatamente después de entrar, somos recibidos por un gran grupo coatí de cola anillada sudamericano. Se puede ver que están acostumbrados a los turistas y cuentan con algunas golosinas. Son tan "mansos" que se dejan acariciar. Seguimos adelante. Todavía estamos rodeados por la selva, las hojas de los árboles cubren casi exactamente el cielo. Sólo que el camino es claramente visible. No es de extrañar, incluso 1500 personas visitan las ruinas todos los días. El camino se bifurca en diferentes direcciones. Podemos ir en cualquier dirección, queremos verlo todo por fin. Después de 500 metros se puede ver algo como una pared, después de un rato emerge un campo de pelota. Seguimos adelante, caminamos por un estrecho paso entre dos grandes edificios y de repente llegamos a la Gran Plaza. Sobre ella, como un poderoso castillo, la Acrópolis Norte sube hacia arriba, y a ambos lados se encuentran probablemente los mejores templos de la gran civilización que han sobrevivido hasta nuestros tiempos. Estamos en el centro del mundo maya, en Tikal.

 

Hasta el día de hoy, varios cientos de sitios que son remanentes de la cultura Maya han sido examinados (al menos en parte) y catalogados. Se estima que hay más de 4000 lugares (aún no descubiertos hoy en día). Visitamos algunos de los más impresionantes y cada uno de ellos nos causó una gran impresión.

 

Fot. Tikal, la vista panorámica sobre los templos I, II, y IV sobresaliendo por encima de la selva.

 

Tikal, Guatemala (un monumento de la UNESCO) - una de las mayores (si no la mayor) ciudad maya, en su apogeo, tenía una población de hasta 90.000 habitantes. El templo más alto (Templo IV) sobresale por encima de la selva circundante. Tiene 70 metros de altura y es el edificio precolombino más alto de América.

 

Fot. Palenque - El Templo de las Inscripciones.

 

Palenque, México (un monumento clasificado por la UNESCO) - un sitio arqueológico muy grande con una hermosa pirámide escalonada llamada el Templo de la Inscripción. En él, el sarcófago del Rey Pakal fue encontrado cubierto con la famosa piedra sepulcral llamada la Piedra del Astronauta por algunos, porque la figura representada en ella parece como si estuviera sentada detrás del casco del cohete. Un edificio inusual en esta ciudad es un palacio con una torre de observación.

 

Fot. Lamanai - La Cabeza de Jaguar guardando El Templo de Jaguar.

 

Lamanai, Belice - el nombre de esta ciudad significa cocodrilo sumergido. Los trabajos arqueológicos comenzaron aquí sólo en la década de 1970. Tres templos son particularmente impresionantes: El Gran, Jaguar y Máscaras.

 

Fot. Yaxha.

 

Yaxha, Guatemala - centro ceremonial situado en el lago Yaxha. El pico del poder de la ciudad fue en el período clásico temprano, es decir, los años 250-600, cuando cerca de 40.000.000 de personas vivían en un área de 240 km².

 

Fot. Nakum - El Templo E.

 

Nakum, Guatemala - ruinas apenas accesibles en medio de la selva. Contiene una de las pirámides mejor conservadas (el llamado Templo E).

 

Tulum, México - ruinas en un acantilado de 12 metros en la costa Atlántica, una de las últimas ciudades habitadas por los Mayas.

 

Fot. Chichén Itzá - El Caracol considerado como observatorio astronómico.

 

Chichén Itzá, México (un monumento clasificado por la UNESCO) - uno de los sitios arqueológicos más impresionantes con la pirámide más magnífica (el templo del dios Kukulcán), el campo de fútbol más grande y el famoso pozo del cenote.

 

Lacanha, México - aquí se encontró uno de los registros más importantes con inscripciones que describen rituales, bistros y la danza del dios de la lluvia.

 

Fot. Xunantunich - la vista desde "El Castillo".

 

Xunantunich, Belice - el edificio más importante de este sitio es una pirámide de 40 metros de altura llamada El Castillo con inscripciones talladas perfectamente conservadas.

 

Fot. Bonampak - los frescos.

 

Bonampak, México - un puesto famoso por sus coloridos frescos en 3 habitaciones.

 

Fot. Chichén Itzá - la pared del campo para jugar a la pelota.

 

Juego de pelota

Un deporte inequívocamente asociado a la cultura maya es un juego de pelota llamado Poc-aToc. El juego tuvo poco que ver con los juegos de hoy. El objetivo de los jugadores era golpear una pesada (3-4 kg) pelota de goma en un círculo de piedra que sobresalía perpendicularmente de la pared que rodeaba el campo. ¿Similar al baloncesto? No exactamente. En primer lugar, el círculo se colocaba verticalmente, no horizontalmente como el borde del baloncesto de hoy en día, y en segundo lugar y lo más importante, los jugadores sólo podían golpear el balón con la rodilla, el codo y, sobre todo, con el muslo. Con un balón tan pesado, tenían que llevar protectores duros, pero a pesar de estos inconvenientes, los partidos tenían que ser extremadamente feroces, porque según los relieves encontrados en Chichén Itzá, los perdedores se veían privados de...cabezas.

 

Fot. Las caras del dios de la lluvia Chaak, uno de los más importantes dioses mayas.

Calendario

Uno de los inventos notables de los Mayas fue el calendario. Se basaba en varios ciclos independientes. Así que tenemos calendarios independientes:

  • ritualista - 260 días,
  • soleado - en el que el "año" consistía en dieciocho veinte días y un período adicional de cinco días "sin nombre",
  • cuenta larga - midió la fecha de un año "0" igual al año 3114 aC según el calendario de hoy. Fue este último calendario el que causó tanta conmoción en 2012. Muchos lo vieron como una señal del fin del mundo. ¿Por qué? Porque terminó exactamente el 21 de diciembre de 2012, el día en que entró en el nuevo ciclo. Según los jeroglíficos mayas, este cambio de ciclo no debía significar ningún cataclismo, pero la información objetiva no sería interesante. Mucho más interesante parecía ser el anuncio del inminente fin de la civilización.

 

Idioma

Los Mayas de hoy, como residentes de países donde el español de facto es el idioma oficial, por supuesto, hablan mayormente español. El español se usa en asuntos oficiales, en la iglesia durante los rituales católicos oficiales, en el comercio y el turismo. Sin embargo, muchos Mayas todavía usan el lenguaje de sus ancestros, más específicamente, uno de los más de veinte dialectos.

 

Fot. Método tradicional de preparar tortillas. Chiapas, México.

 

Cocina

El maíz siempre ha sido, y sigue siendo, la base de la existencia maya. Se ha cultivado de forma inalterable durante siglos. Las mazorcas de las plantas maduras se cortan y el resto se queman en el campo. El maíz, al igual que el trigo en el mundo occidental, se utiliza principalmente para hornear "pan" o tortillas. La receta de estos deliciosos pasteles probablemente no ha cambiado durante miles de años: los granos se toman de la mazorca de maíz, ligeramente hervidos en agua con la adición de cal, para que la corteza de los granos se ablande. Luego los granos, que aún están duros, se trituran con un mortero de piedra y un poco de agua hasta que se convierten en una pasta homogénea. De esta pulpa se forman pasteles redondos de medio centímetro de grosor que se colocan en una placa caliente sobre el fuego. Sólo medio minuto de cada lado y tenemos una tortilla preparada, exactamente igual que la que comían los Mayas hace mil años.

Tenemos que llegar a un pequeño pueblo mexicano. Los residentes están lentamente asomando sus cabezas por las ventanas, parece que los turistas no son ordinarios aquí. Es claramente un pueblo maya. Tanto después de los rasgos faciales y la tez más oscura como después de la pobreza vencida. Vimos lo mismo en Guatemala. Nuestro conductor-guía solía trabajar en la policía. Conoce a todos en el área, y lo más importante es que todos lo conocen.

 

Visitamos una de las granjas, se destaca de las demás. Está más ordenada, a pesar de la falta de yeso en las paredes y el suelo de hormigón desnudo, está muy limpio. Resulta que el anfitrión es un carnicero local, de ahí las salchichas secas por todas partes y probablemente por eso a la familia le va mejor que a otros.

 

Una de las mujeres nos muestra todo el proceso de la tortilla. Los pasteles listos aterrizan en una mesa improvisada en la que comemos. Nuestro conductor-guía agrega un poco de brisa verde a cada comida pareciendo una rana mixta sacada de un pequeño biberón de comida para bebés... Pregunto qué es y ella me da una oportunidad en lugar de una respuesta. Era una de las cosas más afiladas que he comido, pero con la tortilla natural sabía muy bien. "¿Quieres comprarlo? Te mostraré dónde." Después de la comida, el anfitrión nos invita a una copa de aguardiente de producción casera, que sabía al peor mezcal, que siempre asocié con una mezcla de alcohol y aceite.

 

Fot. Una niña de la tribu Tzeltal - San Cristóbal de las Casas.

Los Mayas hoy en día

Los Mayas de hoy (y hay unos 7 millones de ellos) se dividen en muchos grupos en términos de área de residencia e idioma, siendo los más numerosos el chiché guatemalteco (quiché ) (o (1.000.000 de personas) y la yucateca mexicana (800.000 personas). Viven principalmente en pequeñas comunidades situadas a poca distancia de las aldeas centrales. Se dedican principalmente al cultivo de la tierra, exactamente lo que sus antepasados cultivaban: maíz, frijoles, mandioca.

 

Las mujeres se visten de manera muy tradicional, pero la ropa de los hombres no suele ser diferente de la de otros residentes de América Central.

 

Fot. Niños mayas en la iglesia. Figuras de los santos católicos vestidas de ropa tradicional. Santiago Atitlán, Guatemala.

 

Aunque oficialmente (como el 90% de los mexicanos y guatemaltecos) son cristianos, la mayoría comparte el cristianismo con la religión maya. Mientras que los rituales públicos son casi puramente cristianos, el sincretismo religioso es muy evidente en las oraciones que se realizan en las iglesias locales o en las casas privadas. Tales rituales religiosos son una combinación del catolicismo y las creencias primitivas. Un ejemplo es el sacrificio de comida (especialmente pollo) en las iglesias. También es común adorar a los dioses antiguos representados como figuras de santos católicos (por ejemplo: el dios Maximón se identifica con San Simón). A menudo las figuras de madera están vestidas con trajes coloridos típicos de los dioses anteriores. Toda la cosmología (explicación de cómo se creó el universo, cuál es su propósito y cuál será el final) está tomada en su mayor parte de la religión Maya. También hay una relación simple: cuanto más duros son los tiempos (guerra, violencia, sequía), más gente regresa a sus creencias originales, el catolicismo es suficiente en tiempos de paz...

 

En el centro del pueblo hay una extraordinaria iglesia. Desde el exterior no parece muy original, un edificio blanco con adornos verdes. Nada especial. Es sólo el interior lo que hace que la espalda tiemble. No hay bancos. No hay ningún altar. Todo el suelo está revestido con una gruesa capa de agujas de los árboles circundantes. Bajo los muros laterales, a la altura de los ojos, hay figuras de santos, vestidos con trajes folclóricos, cerrados en vitrinas de cristal. Creo que son dioses mayas más que santos católicos. Las vitrinas están tejidas con cuerdas de luces como si acabaran de ser quitadas de los árboles de Navidad. El crepúsculo y el humo de las velas me hacen sentir un poco como en la película de David Lynch.

 

Me acerco discretamente a dos mujeres que murmuran entre dientes. Rezan en la lengua maya. Una mujer con un niño en una mano y una bolsa en la otra entra en la iglesia. Se sienta en una alfombra de coníferas. Pone al niño en el suelo y saca tres velas de la bolsa. Hábilmente los pone en un terreno inestable, los ilumina. Constantemente murmura algo entre dientes. Luego saca... la Coca-Cola, la pone junto a las velas. Cuando creo que nada me sorprendará más, busca una gallina atada pero viva. Murmura los hechizos, la mueve sobre las velas, y luego limpia al bebé acostado en el suelo con ella. Después de la ceremonia, pone la gallina y la Coca-Cola en la bolsa, toma al niño en sus brazos y sale de la iglesia.

 

Desde la conquista española, los Mayas han sido tratados como personas del escalón más bajo de la escala social. Se han convertido en algo más valioso que los animales que trabajan en la tierra. Esta condición persistió hasta el siglo XX. No fue hasta 1985 que la constitución de Guatemala reconoció a los Mayas como comunidad y les permitió utilizar oficialmente su idioma original. Sin embargo, durante los siguientes 10 años no se les permitió organizarse y participar en la vida política.

 

Hoy en día, los Mayas tienen sus representantes en las autoridades guatemaltecas, y pueden luchar un poco más eficazmente por sus derechos a la tierra, la educación, la práctica de todos los aspectos de su cultura y otros derechos para los demás habitantes del país. Los Mayas de hoy en día disfrutan de los beneficios del turismo. Para muchos de ellos el turismo aporta una parte significativa de los ingresos.

 

Fot. San Cristobal de las Casas - la capital del estado Chiapas.

 

Zapatistas

En la mañana del 1 de enero de 1994, alrededor de 3000 personas armadas y camufladas salieron de los bosques de Chiapas. Capturaron varios pueblos pequeños del estado, liberaron a los prisioneros de la capital San Cristóbal de las Casas e incendiaron varios edificios gubernamentales. Todo esto sucedió con sólo unos pocos disparos. Al día siguiente, las fuerzas federales entraron en un contraataque. Los combates ocasionales duraron hasta el 12 de enero cuando los partisanos finalmente se retiraron a la selva. En los años siguientes hubo un intercambio de fuego entre las partes, pero nadie obtuvo una victoria convincente.

 

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, un movimiento armado de izquierda, fue creado para proteger a los Mayas y mejorar su nivel de vida. Su pequeña revolución resultó ser un pequeño éxito. Después de muchas rondas de conversaciones de paz con el gobierno, los Mayas han adquirido ciertos derechos y han sido identificados por la opinión pública mundial como el pueblo de más bajo estatus en el país predestinado a ser visto como una democracia moderna.

 

Uno de los efectos más duraderos de las conversaciones de paz es la demarcación de las zonas donde viven los Mayas y donde no hay administración federal. En los tableros en tales áreas podemos leer, por ejemplo, "Estáis en el territorio de la rebelión Zapatista. Aquí el pueblo gobierna y el gobierno escucha. El contrabando de armas, drogas, alcohol está completamente prohibido."

 

Una cosa más ha irrumpido en la conciencia maya. Durante todas las conversaciones de paz hubo Coca-Cola sobre la mesa (también fabricada en México). Puedes verla durante las emisiones de televisión y en las fotos de los periódicos. Hasta el día de hoy, Coca-Cola sigue siendo asociada a hacer la paz. Por eso los Mayas usan esta bebida durante sus rituales. Qué risa de la historia, uno de los símbolos del capitalismo se ha convertido en un símbolo de paz para las personas privadas de derechos, protegidas por los grupos de ultra-izquierda.

 

Cuando se creó el estado polaco, su civilización había superado ya el punto culminante del desarrollo, pero las ciudades-estado de la América central florecía ya por 500 años más. El último golpe, asi como en el caso de los Aztecas e Incas, fue dado por los conquistadores españoles que llegaron allí en busca del oro, piedras preciosas y condimentos.

Los descendientes de las personas que construyeron grandes estados antiguos siguen viviendo, pero su status social es totalmente diferente. Conozcamos a los Mayas!

LA VIDA SECRETA DE LOS MAYAS

28 November 2020