CONTÁCTENOS

INFO@TOLECIMYDO.PL

+48 515 171 666

NEWSLETTER

  1. pl
  2. es

Zanzíbar en el invierno de 2021 se convirtió en el destino turístico más popular entre nuestros compatriotas. No sé si esto se debe a las celebridades nacionales, cuyas cuentas de Instagram rebosaban de fotos de playas paradisíacas, o a la realidad del coronavirus en la que estamos atrapados desde hace un año, y que no parece ser el caso de los zanzibarianos. Una cosa es segura, hemos sucumbido a esta moda, queriendo o sin querer.

 

Fot. La playa en el Golfo de Pongwe.

 

¿QUÉ SABEMOS DE ZANZÍBAR?

Bueno, aparte del hecho de que está en África y de que hace calor allí, no hay mucho más. Cuando mi hermana nos propuso a Gabi y a mí hacer un viaje de chicas a climas más cálidos juntas, pensamos más en las Islas Canarias, que conocemos y nos gustan, que en embarcarnos en una escapada totalmente exótica, sobre todo porque queríamos organizarlo todo nosotras. Zanzíbar, sin embargo, nos tentó por todos los lados, surgiendo de una que otra cuenta de Instagram de celebridades polacas, encantando con hermosas fotos, relatos de playas paradisíacas y deliciosa comida. Empezamos a leer, consultamos a nuestros amigos que ya habían tenido su primera aventura africana y, a pesar de la oposición inicial de Arek, que tenía miedo de dejar a tres chicas solas en un país musulmán, decidimos intentarlo

 

Fot. La playa Paje.

 

¿CÓMO PUEDO LLEGAR HASTA ALLÍ?

La moda de Zanzíbar ha hecho que las agencias de viajes y las compañías aéreas de bajo coste se interesen por ella. Puede elegir un chárter con Itaka, que en la ruta Varsovia-Zanzíbar está operado por LOT y el mayor avión de su flota, el Boeing 787 Dreamliner, y chárter con Pili Pili Fly, que está operado por Enter Air. Cada una de estas opciones tiene sus ventajas e inconvenientes. LOT puede ser definitivamente más caro, pero vuela 7,5h, sin escalas, ofrece comidas y bebidas durante el vuelo, el entretenimiento en forma de películas y juegos, así como manta y almohada (el vuelo de regreso es por la noche). Pili Pili vuela vía Hurghada, donde aterriza para repostar, por lo que el vuelo dura un poco más y aunque es más barato, como ocurre con las aerolíneas de bajo coste, a bordo hay que pagar un extra por cada bocadillo o bebida. Ambos chárteres vuelan en domingo, por lo que las vacaciones en Zanzíbar, al menos en la temporada 2020/2021 deben planificarse de domingo a domingo. Volamos con LOT y pagamos unos 3500 PLN ida y vuelta para una persona. No teníamos muchas opciones, porque en Pili Pili Fly ya no había billetes para ninguna fecha que nos interesara. Para planificar un viaje a Zanzíbar, al menos hasta que sea tan popular entre nuestros compatriotas, hay que empezar con mucha antelación, es una lección aprendida.

 

Fot. Hoteles pueden ser de varias formas. El Golfo de Pongwe.

 

¿DÓNDE DORMIR?

La base hotelera de la isla es bastante rica. Reinan los complejos turísticos, de los cuales la inmensa mayoría son gestionados por europeos establecidos allí. Así, podemos elegir entre varios hoteles dirigidos por polacos (desde el ya famoso Wojtek en Zanzíbar, que tiene sus 12 instalaciones en el sureste de la isla, en Jambiani, hasta la ex periodista de TVN Katarzyna Werner, que fundó Mambo Paradise en el noreste de la isla), españoles o italianos. Tradicionalmente entramos en booking.com y, tras definir las fechas y nuestras necesidades, aparecieron unos cuantos hoteles bonitos. Elegimos el Ponwge Bay Resort, en el noreste de la isla, en la bahía de Pongwe, a una hora del aeropuerto. El hotel prometía ser precioso y lo era. Unas 10 casitas de dos, cuatro y un dormitorio, situadas alrededor de una piscina, con un restaurante y un bar comunes, y la playa al alcance de la mano. La gerente, Gabriela, una italiana, no había recibido más que buenas críticas en Internet y, de hecho, era una mujer muy amable y servicial. Reservamos una suite junior, con dos camas, y pensión completa. La habitación era grande, de estilo colonial, con mosquiteras sobre las camas, ventilador, aire acondicionado, caja fuerte e incluso un secador de pelo (¡un exceso total de gracia en un lugar donde la temperatura, incluso por la noche, no baja de los 25 grados C)! Teníamos un baño muy grande con ducha, bidé y dos lavabos, y una terraza donde nos sentábamos por las tardes con un libro y una copa de vino.

Compramos la pensión completa, que consistía en: desayuno buffet con artículos inmortales en forma de huevos revueltos, tortitas, tortillas, salchichas, huevos duros y blandos, o tostadas con mermelada. Además, zumos, agua, café y té ilimitados. El color local lo aportaban el pan africano, el hummus, los donuts de levadura locales o la fruta, que la camarera cortaba a petición: mango, fruta de la pasión, sandía, melón, lichi. El desayuno se sirve entre las 8 y las 10 de la mañana. El almuerzo es de 12 a 14 horas. Se elige de un menú, preferiblemente antes de las 11. Y el menú incluye delicias como pizza local, tipo calzone, al horno con queso y tomate, hamburguesas de ternera y pescado, o sándwich club real. Y luego estaba la sopa o la ensalada del día, o alguna pasta, la especialidad del chef, o la pesca del día, que solía ser atún o gambas. Para la cena servían entrantes (tartar de aguacate y atún, tarta de berenjena, hummus con pan africano, sopa de zanahoria), plato principal, que además de los platos del almuerzo podía ser marlín o calamar, y postre, y aquí principalmente helado de coco, sorbetes, o tarta de chocolate. Las bebidas para el almuerzo y la cena se cobraban aparte. Una botella de vino blanco Pasión Africana cuesta 18 $, un vaso sólo 4 $, una botella grande de agua 3 $ y los zumos exprimidos o los refrescos 3,5 $. La factura se paga al final de la estancia, por lo que no hay que preocuparse por el cambio.

A las 5 de la tarde el hotel sirve té y galletas, porque es la hora del té, y a partir de las 7 de la tarde aperitivos que se preparan para la cena, que se sirve a partir de las 8. En la cena, casi todos los días había espectáculos de danzas locales (incluso con una serpiente), acrobacias o cantos masai. Esto dio a la velada un ambiente fresco y local.

El hotel está situado en un lugar muy tranquilo y poco turístico, alejado del bullicio de los pueblos, las tiendas de souvenirs y los omnipresentes y acosadores turistas locales. No es grande, tiene unas pocas docenas de camas, y durante nuestra semana de estancia no conocimos a ningún polaco, ¡y eso fue genial! Había eslovacos y checos, algunos rusos, algunos británicos o franceses.

El hotel dispone, por supuesto, de tumbonas con sombrillas junto a la piscina y en la playa privada (las toallas de playa estaban incluidas en el precio de la estancia), así como de un minicentro de spa y una tienda de recuerdos. La seguridad en el hotel y en la playa está vigilada por los masai. Una semana de estancia para 2 adultos y un niño (50%) con pensión completa y bebidas (incluidas las alcohólicas) nos costó 1400 dólares. El traslado desde y hacia el aeropuerto es extra y cuesta 90 dólares (para los tres). Habría costado si hubieran llegado. Bueno, eso fue lo único que podemos reprochar del hotel. Aunque preguntamos, dimos el número y la hora de nuestro vuelo, nadie vino al aeropuerto a recogernos. Imagínate mi horror cuando bajamos del avión, después de 2 horas de trámites en el aeropuerto (control de pasaportes y tres colas para un visado turístico de 90 días, que es obligatorio y cuesta 50 dólares por persona) salimos de la sala de llegadas en plena noche y no encontramos a nadie con una tarjeta que dijera Ula o Lila. Era casi medianoche, Gabi estaba rebosante de cansancio, y estábamos solos y con un montón de zanzibarianos esperando a alguien, pero no a nosotros. Después de 15 minutos decidimos tomar un taxi con un taxista anciano no muy alto y de aspecto agradable, que respondió a todas mis preguntas con una sonrisa y paciencia (si sabe dónde está el Pongwe Bay Resort, cuánto costará la tarifa, cuánto tiempo conduciremos, etc.). Fue Talib y fue la mejor amistad que pudimos hacer en los primeros 15 minutos en suelo africano. Talib resultó ser no sólo un taxista, sino también un guía autorizado de la isla, en la que al día siguiente nos enseñó los alrededores.

 

Fot. Las turistas inexpectadas en la playa Paje

 

¿QUÉ LLEVAR?

Zanzíbar se encuentra en la otra plataforma, el ecuador se cruza en algún lugar de Kenia, de lo que el capitán informa durante el vuelo. Esto significa que cuando aquí es invierno, allí es verano y viceversa. La temporada de Zanzíbar dura de octubre a marzo, y luego llega la temporada de lluvias. Lo mejor es ir allí en diciembre/enero/febrero para tomar el sol y la vitamina D, cuando está gris y frío fuera de nuestras ventanas. En verano, las temperaturas alcanzan los 30 grados centígrados, el agua del mar también es muy cálida. Al hacer la maleta para una semana de vacaciones en Zanzíbar, sólo hay que llevar ropa de verano. Ni siquiera las noches son frescas allí, por lo que las mangas largas o las piernas son útiles sólo durante el vuelo en un avión con aire acondicionado. Recomendamos cosas ligeras y aireadas, de materiales naturales, faldas o vestidos largos y camisas que cubran los hombros, sobre todo cuando se camina o se recorre la isla. En cuanto al calzado, los zapatos para el océano le serán útiles, porque a veces el fondo es rocoso y puede toparse con erizos de mar. Además, crema con filtro UV alto (al menos 50), gorro y gafas de sol, porque el sol africano no se parece en nada al que conocemos en Europa. Seguramente no necesitaremos un secador de pelo, y menos aún una plancha turística, pero vale la pena conseguir adaptadores para los contactos, porque los enchufes y contactos allí son británicos, con tres agujeros, por lo que puede resultar, por ejemplo, que no podamos cargar el móvil. Así que, en realidad, un bañador, un vestido y unas chanclas y estamos listos para conquistar Zanzíbar.

 

Fot. The Rock, el restaurante mas famoso de la isla

 

EXCURSIONES

Sabíamos que queríamos relajarnos, tumbarnos en la playa, leer un libro (siempre que sea posible con un niño de seis años a bordo), bañarnos en el cálido, incluso caliente, océano (si está allí, ¡porque las mareas en Zanzíbar alcanzan los 4 metros!), pero también que queríamos ver todas las cosas imprescindibles sobre las que tanto habíamos leído antes de partir. Tuvimos una charla con Talib. Nos ofreció una excursión de un día completo a una granja de especias, a Stone Town y a la Isla de la Prisión por 100 dólares para los tres. Llegamos a un acuerdo. Talib nos recogió después del desayuno y, tras un día lleno de emociones, en el que nos acompañó alternativamente con su primo menor Ali, nos llevó de vuelta al hotel para cenar. Estamos de acuerdo con él una vez más. Esta vez para una excursión más corta, por la tarde, al PN de la selva de Jozani, al pub The Rock y, supuestamente la más bella, a la playa de Paje. Esta vez nos fuimos después de un almuerzo temprano, volvimos para la cena, y Talib ganó 90 dólares, de nuevo bastante bien para un cómodo coche de seis pasajeros con un guía sólo a nuestra disposición.

 

Fot. Papayas, lichis y piñas en la granja de especias

 

Granja de especias – Stone Town - Isla de la Prisión

Un cartel escrito a mano y una carretera de acceso llena de baches y de un solo coche no prometían ser una atracción turística asombrosa. Éramos bastante escépticos, pero como todo el mundo va a las granjas de especias, significa que debe haber algo en ellas. No hay que pagar la entrada, pero hay un aparcamiento y un guía autoproclamado que nos lleva por los sinuosos senderos y de vez en cuando se detiene para mostrarnos otra planta: vainilla, canela, pimienta, jengibre, clavo, aloe vera, eucalipto... los nombres y los olores nos hacen girar la cabeza. Pero eso no es todo. También hay frutas: piñas, cocos, plátanos, papayas, mangos, lichis. Todo fresco y directamente del arbusto o del árbol. Aprendemos que un plátano necesita un año para crecer y que un plátano se corta después de dar frutos, porque no volverá a crecer. La piña, en cambio, crece en un arbusto y necesita medio año. La fruta más grande del mundo, la fruta de jota, las enormes bombas que cuelgan del árbol y los cocos en la copa de las palmeras de 25-30 metros de altura. Todo al alcance de la mano, todo al gusto. El chico que nos enseña el lugar, mientras tanto, teje con hojas de plátano una corona, un bolso, un colgante, una pulsera y un anillo para cada uno de nosotros. Espera una propina. Le damos 15 dólares pero no parece contento. Lo que es diferente es el chico del coco, que se sube a una palmera delante de nosotros, utiliza un machete para arrancar un coco, luego lo pela delante de nosotros y nos da a beber leche de coco y luego a probar la copra, todo ello mientras baila y canta una pegadiza canción de Zanzíbar, cuyo tema principal es, por supuesto, hakuna matata. Un espectáculo digno de su compatriota Freddie. Nos vamos divertidos y con 10 dólares menos. Al final sólo una mesa de frutas, o degustación de fruta fresca. Ahí está todo lo que vimos durante nuestro paseo. Comemos hasta las orejas, el jugo dulce corre por la barbilla y las manos, por suerte tienen agua fresca y pañuelos. Echamos 5 dólares en la caja de propinas y, agotados, después de 2 horas volvemos al coche. No se puede pagar la entrada, pero dejamos algo de dinero. Nos dirigimos a Stone Town.

Caminar por la bulliciosa y abarrotada ciudad, con el calor cayendo del cielo, no es el mayor placer posible, aunque sin duda merece la pena, porque no en vano la ciudad de piedra fue inscrita en el año 2000 en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. Estamos con nuestra hija de 6 años, así que lo acortamos. Por 5 dólares por persona (Gabi gratis) entramos en el Antiguo Mercado de Esclavos. . La historia de la esclavitud descrita en una sala con aire acondicionado, el sótano donde se mantenía a los esclavos en condiciones inhumanas, la iglesia anglicana construida con la participación de muchos países y naciones, y una escultura de piedra de un artista sueco. Probablemente es lo que más impresiona. No nos vamos sin las preguntas de la omnipresente y curiosa Gabi. Mhm, cómo puedo decirle a una niña de seis años que la gente hizo esto a la gente. Seguramente me enfrentaré a este reto más de una vez. Espero que sea mucho mayor cuando vaya a enseñarle Auschwitz.

Vamos más allá. Frente a nosotros hay un fuerte y un anfiteatro romano, algunas tiendas de recuerdos y, por último, una visita obligada: la casa donde nació Freddie Mercury. Sí, allí es donde en Stone Town,Zanzíbar, el 5 de septiembre de 1946, nació el líder de Queen como Farrokh Bulsara, un artista completo, cuyas canciones canta Gabi desde que aprendió a hablar. Tuvimos que entrar, aunque el precio es asombroso (12$ adultos, 8$ niños menores de 12 años). El museo, creado hace unos años, se compone principalmente de fotos, testimonios de la familia, amigos y conocidos de Freddie, así como de otros artistas. Todos ellos hablan de la extraordinaria persona que era. Los sabemos incluso sin estoJ hay algunos recuerdos, un piano, una chaqueta, un texto manuscrito de "Radio Gaga", portadas de discos y más fotos de diferentes etapas de su vida. También hay un rincón dedicado al Life Aid, durante el cual Queen dio una actuación realmente rockera (los que no lo recuerden pueden ver cómo recrearon este gran concierto para África para la película "Bohemian Rhapsody", piel de gallina garantizada). El museo tiene aire acondicionado y, aunque la visita dura 10 minutos, nos quedamos más tiempo. Escuchamos canciones de Queen a todo volumen por el altavoz y disfrutamos de la frescura.  

 

Fot. Los habitantes de Prison Island

 

Un almuerzo rápido en el restaurante Six Degrees, recomendado por Talib, con vistas al puerto, y nos apresuramos a coger un barco hacia la Isla de la Prisión. El barco cuesta 50 dólares ida y vuelta y nos lleva a la playa de la isla en menos de media hora.

Originalmente llamada isla de Changuu, es una pequeña isla a 5,6 km al noroeste de Stone Town. La isla tiene unos 800 m de largo y 230 m de ancho en su parte más ancha. Se utilizó como prisión para esclavos rebeldes en la década de 1860, y también funcionó como mina de coral. Hoy en día hay un santuario de tortugas gigantes y es por ellas que fuimos! La entrada al santuario de tortugas cuesta 4 dólares por persona. Las tortugas Gopher son uno de los miembros más grandes de esta especie en el mundo. Un macho adulto pesa una media de 250 kg y mide incluso 150 cm. Las hembras son ligeramente más pequeñas. También son animales longevos. Viven más de 100 años, a veces incluso más de 200. Se puede alimentar a las tortugas, pero no hay que acariciarlas, sobre todo en las articulaciones del caparazón. Puede ser doloroso para ellos. Los pequeños se mantienen en un corral vallado por miedo a los turistas. Se unen al grupo de los mayores cuando tienen 7 años, porque ya son tan pesados y grandes que es difícil... robarlos. Al final del baño en la isla y de vuelta al hotel. El día fue realmente largo y lleno de impresiones!  

 

Fot. El museo de Freddy Mercury

 

Bosque de Jozani – Paje – The Rock

El Parque Nacional de la Bahía de Jozani Chwaka es el único parque nacional de Zanzíbar. Es una reserva de monos endémicos: monos colobos rojos y negros. La entrada cuesta 12 dólares (los niños son gratis) y junto con ella recibimos un guía, con el que nos adentramos en la selva tropical, en busca de monos. Sí, eso es lo que tenía la idea de que íbamos a buscar a los monos y tal vez llegaríamos a ver uno! Nada más lejos de la realidad. Los monos están por todas partes, incluso junto a la carretera que lleva al parque, ¡y hay montones de ellos! Se dejan fotografiar, se acercan, pero son tan rápidos, que no hay forma de acariciarlos o incluso alimentarlos. Pasamos una buena hora allí, caminando por la selva, escuchando las historias del guía y viendo a los monos saltar sobre nuestras cabezas. ¡Literalmente! Luego nos trasladamos con el guía al otro lado de la carretera, al bosque de manglares, que también forma parte del parque nacional. Las mangueras son una formación vegetal perenne y pionera de las costas marinas en casi toda la zona intertropical. Generalmente se encuentran en la zona intermareal, por lo que a veces se denominan bosques de marea. Los manglares se desarrollan a lo largo de las costas del mar y en los estuarios. Debido a las mareas, los manglares suelen inundarse con la marea alta de tal forma que sólo son visibles las copas de los árboles, mientras que con la marea baja la superficie del suelo queda al descubierto. Los sedimentos de grano fino, tanto minerales como orgánicos, se depositan intensamente en los manglares. A pesar del papel que desempeñan los manglares en el medio ambiente, se trata de una formación muy amenazada y reservas como la de Zanzíbar están destinadas a protegerla. Después del parque nos dirigimos a la que se supone es una de las playas más bonitas de Zanzíbar: Paje. Puede que fuera bonito, pero durante esos pocos días en nuestro tranquilo Pongwe nos acostumbramos a los turistas y a los lugareños que los solicitaban y, tras un rápido baño en el océano (que era más cálido en nuestra bahía), nos escapamos al coche. Terminamos el día en The Rock, un restaurante situado en una roca. Tomamos una copa rápida en la terraza. El atractivo es, sin duda, la ubicación del pub. Entramos en él con la marea baja, vadeando el agua hasta las rodillas, y al cabo de una hora salimos con los pies secos, porque el agua se había retirado. Sólo el ritmo del día dado por las fases de la luna y las mareas del océano.

 

Fot. Puesta del sol en una de las playas

 

ALGUNOS DATOS DE ZANZÍBAR

  • una isla del océano Índico, pertenece en su totalidad a Tanzania y forma parte de su parte autónoma, Zanzíbar; es la mayor isla tanzana.
  • la mayor ciudad de la isla y la capital es Zanzíbar.
  • Zanzíbar tiene una población de 1,6 millones de habitantes.
  • la moneda es el chelín tanzano, pero básicamente se puede pagar en todas partes en dólares estadounidenses sin que la cartera sufra mucho.
  • en Zanzíbar se permite la poligamia, un hombre puede tener 4 esposas. Cuando tiene varias, pasa unos días con una, otros con la siguiente; cada mujer y sus hijos tienen su propia casa, y el marido va de mujer en mujer. Antes del matrimonio, el hombre paga una cuota a la familia de la mujer, y esta familia también está de acuerdo con el matrimonio (el chico pide la mano a sus padres, la conversación sobre la dote y la ceremonia no cuenta con la presencia de la potencial novia). A veces se siguen practicando los matrimonios concertados. El papel de la mujer es cuidar de los hijos y de la casa, mientras que el hombre se encarga de todo, incluso de comprarle comida o ropa. Según los hombres significa que las mujeres viven muy bien allí, pero no se puede estar de acuerdo con eso. Sencillamente, no tienen mucho que decir en una sociedad muy patriarcal, en la que las normas las dicta el Corán. Siempre deben tener un tutor, ya sea un padre, un hermano o un marido. Tras el fallecimiento del padre, el hijo hereda la mitad del patrimonio, y la hija sólo hereda un máximo del 25%. No tuvimos ocasión de hablar con ninguna mujer nativa de Zanzíbar y musulmana, porque las que trabajan en restaurantes u hoteles suelen venir de Tanzania continental y son cristianas. Debido al Islam, las mujeres de Zanzíbar no trabajan en hoteles o restaurantes (tendrían que servir alcohol), y suelen ocuparse del cuidado de los niños, que los zanzibarianos tienen en abundancia (la sociedad de Zanzíbar es muy joven, el 43,7% de las personas tienen menos de 15 años). En Zanzíbar, los hombres trabajan principalmente como taxistas o en la agricultura. Sin embargo, hay mucho desempleo.
  • religión: aproximadamente el 70% de la población local es musulmana, el 10% es hindú, el 15% cristiana y el 5% atea.
  • COVID-19 - no hay pruebas a la llegada al país, no hay obligación de llevar máscaras, Tanzania y Zanzíbar no realizan pruebas masivas a la población. En el aeropuerto hay que rellenar un formulario de salud, que se entrega en el control de pasaportes. Los habitantes de Zanzíbar no parecen creer en el coronavirus, alegando que no existe en el calor, y además, el presidente de Tanzania anunció el fin de la epidemia allí ya en julio. En la cultura tanzana, la voz del líder, el padre de la nación, se toma muy en serio. Esto no significa que esté libre de la epidemia (el día antes de nuestra llegada Maalim Seif Sharif Hamad -el primer vicepresidente de Zanzíbar- murió de COVID-19).

LA PARADISÍACA ISLA DE ZANZÍBAR

08 March 2021