1. pl
  2. es

El 22 de septiembre de 2008, Bolivia. Me levanté a las 3.30 de la mañana, la habitación estaba a 2 grados centígrados. Si se la puede llamar habitación, dormimos a 4500 m sobre el nivel del mar en un pequeño edificio sin calefacción ni agua corriente. En realidad, debido a la altura y al frío terrible, no dormí en toda la noche. Antes de salir, comí un pastel de maíz y bebí un café corto. Salimos a las 4:00.

Estaba completamente oscuro, las luces artificiales más cercanas estaban a 33 kilómetros, ya en el lado chileno de la frontera. Cinco minutos más tarde el coche se detuvo - aquí es donde comienza nuestra escalada.

Después de treinta pasos quise darme la vuelta, me dolía la cabeza y no podía respirar. Nuestro amigo boliviano Humberto me animó a luchar. Cogí un termo con café y en vez de beberlo, lo derramé y me quemé. La energía volvió inmediatamente.

Subimos laboriosamente, siguiéndo uno al otro con linternas en la frente. En esa noche oscura, sin viento pero imposiblemente fría, teníamos que parecer fantasmas. Exactamente cinco fantasmas: un guía local que parecía como si tuviera 100 años, Humberto, siempre alegre y sonriente, y los tres atrevidos de Polonia, que no estaban tan bien preparados para el ascenso a las altas montañas.

A las 6:00 amaneció. Me olvidé de lo difícil que fue el comienzo de la escalada. El sol comenzó a pintar las montañas y valles con todos los tonos de colores apastelados. En el camino pasamos por delante de una cruz colocada para conmemorar la muerte de una turista checa. A mitad del camino, a 5200 metros sobre el nivel del mar, ya estaba convencido de que este era el lugar más hermoso en el que había estado.

Alcanzamos la cumbre, situada a una altitud de 5917 metros sobre el nivel del mar, a las 12.30. A pesar de las ocho horas de escalada y los casi 1500 metros de la diferencia del nivel que recorrimos, no me sentí cansado. Literalmente corrí a la cima. Pasamos media hora en ella, admiré el mundo y tomé algunas fotos (incluyendo la principal) y luego comenzamos a descender. Llegué abajo a las 16:30, doce horas después del comienzo. Cansado, pero no agotado y muy feliz.

 

Notas de foto

ubicación frontera entre Bolivia y Chile
trípode / a mano a mano
ISO 100
apertura f14
tiempo de exposición 1/60 s

LA HISTORIA DE UNA FOTO - LICANCABUR

03 May 2020

CONTÁCTENOS

INFO@TOLECIMYDO.PL

+48 515 171 666

NEWSLETTER