1. pl
  2. es

Foto: Cerro Rico visto desde el techo de la Iglesia de San Francisco.

EL MAYOR TESORO DEL MUNDO

Según algunas fuentes, el nombre de la ciudad proviene de la palabra potoichi o potocsi, que en el lenguaje quechua significa "ruido ensordecedor". La ciudad fue fundada en 1545, pero rápidamente ganó fama mundial por la riqueza enorme que ofrecía.

Hace mucho, mucho tiempo, un pastor que pastoreaba su llama en las montañas bolivianas notó que una pieza se había perdido en algún lugar. Condujo al resto del rebaño a la granja y aunque se estaba oscureciendo fue a las montañas a buscar a la perdida. No encontró su llama, y la noche lo encontró tan lejos de su casa que tuvo que pasar la noche al aire libre. Para calentarse, encendió una hoguera y se durmió junto a ella. Qué sorpresa fue cuando vio en la mañana, un brillante goteo congelado que salió del fuego en la noche. Con toda su fuerza en las piernas, corrió a la aldea para contárselo a todos. Desafortunadamente para los indios, la noticia del tesoro bajo tierra llegó a los ocupantes españoles. Poco después del descubrimiento, los invasores obligaron a los habitantes a trabajar como esclavos en las minas excavadas en las laderas de la colina donde el desafortunado pastor pasó la noche. Al pie de la montaña se creó un pueblo llamado Potosí.

Eso es lo que dice la leyenda. Pero los hechos dicen lo contrario. La plata fue extraída del Cerro Rico mucho antes de la llegada de los españoles, incluso bajo los Incas. Y parece que los propios españoles inventaron y difundieron otra leyenda que también trata del descubrimiento del tesoro dentro de la montaña. Inca, es decir, el gobernante del Imperio Inca ordenó a los súbditos que buscaran plata en las montañas. Cuando los mineros comenzaron a forjar el primer pavimento casi inmediatamente vieron las venas de plata. Cuando trataron de continuar su trabajo escucharon una voz monstruosa que salía del abismo debajo de la montaña y les ordenaba que se fueran, porque la plata estaba destinada a "otros gobernantes".

De todos modos, el hecho es que la ciudad ha crecido rápidamente. Ya 30 años después del levantamiento (en 1575) estaba habitada por más de 150.000 personas, y se convirtió en la ciudad más grande del Nuevo Mundo. Por cierto, menos de 140.000 personas vivían en Londres al mismo tiempo. Sin duda, el tamaño de la ciudad era directamente proporcional a la cantidad de tesoros encontrados bajo tierra, y la plata encontrada en el Cerro Rico fue el mayor hallazgo de este mineral en las Américas.

Potosí se convirtió rápidamente en un símbolo de la mítica tierra, famosa por sus riquezas. En España se decía que las calles de la ciudad estaban pavimentadas con plata. También se decía que la plata extraída en el Cerro Rico podría utilizarse para construir un puente sobre el medio del Atlántico para conectar Potosí con Sevilla, y que quedaría suficiente plata para llevar el resto en carretas. Incluso Miguel de Cervantes en la segunda parte del Quijote usa el nombre de Potosí como símbolo de la mayor riqueza. El protagonista pide a Sancho Panza que se arrepienta y para agradecérselo dice: "tesoros de Venecia, las minas de Potosí no son suficientes para pagarte." Hasta el día de hoy en España se dice sobre algo extremadamente lujoso: "vale un Potosí".

Uno de los especialistas en la historia de América Latina ha observado: Potosí fue la primera ciudad capitalista, porque su principal función era proveer la mercancía básica del capitalismo - el dinero. 

Foto: La Casa de la Moneda. Si miras bien, verás que la mitad de la cara tiene una sonrisa honesta y la otra mitad una maliciosa.

PAQUETES DE PLATA

La plata extraída de la mina fue cambiada por monedas. Originalmente, la plata se transportaba a Lima, y las monedas se acuñaban en la casa de la moneda local. Sin embargo, ya en 1572 se abrió una casa de moneda en Potosí. Su nombre oficial era Casa Real de Moneda de Potosí. La casa de la moneda se convirtió rápidamente en una de las tres casas de la moneda más importantes del Nuevo Mundo (junto a Lima y México).

La persona más importante de la casa de moneda era ensayador. Su papel era asegurar que las monedas se hicieran de acuerdo con la ley real. Esto significa, en primer lugar, que la aleación de la que se acuñarán las monedas tiene las proporciones adecuadas de plata y cobre. La plata se mezclaba con el cobre para endurecerla, la plata pura es muy blanda y las monedas que se acuñaban de ella perdían rápidamente parte de su peso (debido al frotamiento) y las inscripciones o marcas.

La segunda tarea del ensayador era asegurarse de que las monedas tuvieran el peso correcto. La moneda de plata española básica acuñada en Potosí tenía el valor nominal de 8 reales y debía pesar exactamente 27,07 gramos. También se acuñaron (pero en números mucho más pequeños) las monedas de plata de 4 reales, 2 reales, 1 real y ½ reales y las monedas de oro llamadas escudos.

1 escudo de oro que pesaba 3,38 equivalía a 16 reales de plata. Es fácil calcular que el oro del mismo peso era más de 128 veces más caro que la plata en el Imperio Español. Comparándolo con el día de hoy, el oro era 86 veces más caro que la plata del mismo peso. Por cierto, una moneda de ocho reales acuñada en las casas de moneda del Nuevo Mundo se convirtió en el siglo XIX en un modelo para el dólar de plata americano.

Pero volvamos a nuestro ensayador. La tercera tarea consistía en controlar el proceso de acuñación de las monedas, es decir, que todos los elementos del anverso y el reverso de la moneda estén en su lugar y que el canto de la moneda tenga un patrón adecuado (que era uno de los elementos de seguridad contra la falsificación). 

Foto: Moneda de 8 reales acuñada por la Casa de la Moneda de Potosí. Los símbolos de la casa de momneda (las letras PTS una encima de la otra) y las iniciales de dos ensayadores. (P.J.). - Pedro Prudencio de Esquerrenea (P) y Juan Palomo y Sierra (J))

La plata de la colonia mantenía vivo el imperio, por lo que la función del ensayador era tan importante y sólo se podía confiarla a una persona de confianza. Para enfatizar esta seriedad, las iniciales del ensayador aparecían en cada moneda acuñada bajo su supervisión. A veces esta función la realizaban dos personas (para mirarse las manos una a la otra), y luego se acuñaban las iniciales de ambas en las monedas.

Las monedas acuñadas fueron empaquetadas en cajas y transportadas por llamas y mulas a la costa del Pacífico, a Lima. Desde allí, fueron transportadas por barcos a la actual Panamá, donde hicieron un viaje por tierra de 50 km hasta la costa atlántica. Una vez más, tuvieron que ser cargados en barcos hacia Sevilla. El camino conducía a través del Caribe, que en los siglos XVI y XVII estaba lleno de piratas. Si a esto se le añade que los mayores enemigos de España - los ingleses - sólo acechaban a las gordas carabelas españolas, no extraña el gran número de barcos naufragados españoles en estas aguas. Algunos de ellos todavía descansan en lugares desconocidos con increíbles tesoros a bordo. Basta decir que la moneda de plata de 8 reales acuñada en una de las casas de moneda del Nuevo Mundo en los años 1586-1589 en un estado de conservación bastante medio (bastante gastado) vale hoy en día entre 2000 y 5000 dólares. Y esto es sólo una moneda. 

Foto: Entrando en una de las aceras del Cerro Rico.

SEÑORES Y ESCLAVOS

Pero volvamos a Potosí. Charcas o Perú Alto, como se llamaban hasta el siglo XVIII los terrenos de la Bolivia de hoy, fue la parte más rica y poblada del Imperio Español. Las razones eran obvias - el oro. Desafortunadamente, para la mayoría de los indios que vivían en la zona, esto significaba trabajo esclavo en los primitivos pozos de las minas. Los hombres que se vieron obligados a trabajar en esas condiciones raramente lo terminaron. Sólo podían terminar su trabajo en la mina (a veces después de unos años) si estaban completamente ciegos o al borde del agotamiento. Como señaló uno de los guardias de la mina: "Si dejamos entrar a veinte indios en el pozo el lunes, diez lisiados saldrán el sábado." Muchos también murieron por envenenamiento con mercurio que se usaba para liberar la plata de la mena. Se estima que 6 millones de indios murieron en las minas españolas del Nuevo Mundo. Para entender la escala del crimen, hay que aclarar que 54 millones de personas vivían en las Américas cuando llegó allí Cristóbal Colón.

Potosí alcanzó su punto máximo en 1650. En ese momento, resultó que los depósitos de plata no son infinitos y se derriten rápidamente. Parecía que la epidemia de tifus de 1719 puso fin a la vida de la ciudad - a principios del siglo XIX había menos de 20.000 personas que vivían allí. Pero cuando el estaño que también estaba en la montaña se convirtió en un importante producto comercial, los mineros volvieron a la minería y Potosí volvió a la vida. 

Foto: Plaza de 10 de Noviembre y Catedral de Nuestra Señora de La Paz.

POTOSÍ HOY EN DÍA

La singularidad de esta ciudad fue confirmada por su inclusión en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. ¿Qué podemos ver hoy en día en ella? En primer lugar, vale la pena pasear por las estrechas calles que se han conservado bien desde la época colonial. 

Foto: Patio del Monasterio de Santa Teresa.

El Convento de Santa Teresa es un monasterio fundado en 1691, hoy convertido en un museo. Realmente puedes sentir la atmósfera de la vida de las mujeres en ella. Este lugar debe ser visitado con un guía (teníamos uno de habla hispana, pero sin duda se puede pedir un guía de habla inglesa).

La Casa de Moneda también se convirtió en un museo. Para un amante de la numismática (como yo) ver este lugar es como escuchar un concierto en el Carnegie Hall para un amante de la música. Puedes ver aquí, entre otras cosas, máquinas y herramientas originales y reconstruidas, así como dibujos que muestran cómo se acuñaban las monedas usando la fuerza del agua, los caballos o... los esclavos. 

Foto: Un pozo en una de las minas de Cerro Rico.

A pesar de cada vez más desarrollado turismo, Potosí sigue basando su existencia en el Cerro Rico, en el que en la actualidad se extraen zinc, estaño, plomo y plata. Aunque no trabajan como esclavos, los mineros de hoy no tienen condiciones de trabajo significativamente mejores que hace siglos. Los túneles se forjan a mano con un poco de dinamita. No hay planes para los pozos y corredores, por lo que sucede que los que cavan en la parte superior caen en el pozo forjado abajo. El índice de accidentes mortales es muy alto. La montaña parece un enorme hormiguero con innumerables agujeros a cada lado.

Aparte de los accidentes, los mineros mueren de enfermedades respiratorias o de envenenamiento por humos. El polvo permanece en el aire casi continuamente, y en él casi toda la table de Mendeléyev. En promedio, 14 mineros mueren cada mes. La esperanza de vida de los trabajadores subterráneos es de poco más de 40 años. 

Foto: La dinamita que compré.

LA MINA

Antes de ir a la mina visitamos el mercado local, donde compramos aguardiente boliviano, cigarrillos, hojas de coca y, sobre todo, palos de dinamita. Estos son los regalos habituales que traes a los trabajadores dentro de la montaña. El propósito de la dinamita es obvio, pero las demás cosas los mineros sólo las usarán en pequeña medida. Los estimulantes están destinados a alguien especial. Alguien que tiene poder total bajo tierra y de quien depende el destino de cada uno de ellos. Es él quien decidirá si un minero vuelve a casa o no.

Nos cambiamos de ropa de trabajo: pantalones destruidos, sudaderas y cascos con luces. Entramos en una de las aceras con un guía local. Al principio estaba completamente vacía. Después de cien metros de la entrada y tres o cuatro vueltas nos encontramos con tres mineros saliendo del pozo de abajo. Les ayudé a subir a un nivel superior una herramienta extraña y pesada (probablemente de forja). Hablamos un rato sobre su duro trabajo. Eran jóvenes nacidos en Potosí, provenientes de familias pobres y sin posibilidades de tener otra profesión.

Los mineros no tienen nada en contra de las visitas de los turistas, están felices de recibir a los invitados (y regalos). Preguntaron si queremos ver al tío. ¡Claro!

El Tío es un demonio, un diablo, el señor oscuro, sea como sea que lo llames. En cualquier caso, no parece un ángel, pero protege a los que le dan regalos. Literalmente. Los mineros en nuestra presencia rociaron hojas de coca y aguardiente sobre la figura y le metieron un cigarrillo en la boca. Ahora el tío estará satisfecho y los protegerá de la mala suerte. Los mineros son católicos, pero aunque la iglesia condena los rituales idólatras de las minas, no les importa creer en Cristo y en El Tío. El Tío sólo puede estar en las minas, no debe ser llevado fuera - este es el reino de Dios. En cambio, no puedes traer símbolos cristianos a la mina porque es el reino de el Tío. 

Foto. El Tío.

Después de salir de la mina y tomar un poco de aire fresco, me di cuenta de que estaba rodeado por una pequeña multitud de niños. Cada uno tenía en sus manos trozos más pequeños o más grandes de zinc y estaño. Todos los chicos esperaban que yo le comprara un recuerdo así. Compré uno. Uno de los niños estaba feliz. Es una lástima que este pedazo de zinc desapareciera a lo largo del viaje, habría sido una de las cosas más importantes que traje del viaje.

Me paré en la ladera del Cerro Rico y miré hacia abajo a la vasta ciudad que, a pesar de su rico pasado, se ha convertido simplemente en uno de los pueblos anónimos del borde del mundo. También se desconoce cuánto tiempo más el Cerro Rico estará dominando la ciudad. Durante 500 años, miles de túneles han sido ahuecados en medio de ella y toda la estructura se está volviendo cada vez menos estable. En 2011 la cima de la montaña se derrumbó, afortunadamente, no hubo víctimas. ¿Desaparecerá para siempre uno de los símbolos más importantes de la historia del mundo? 

Foto: Vista de la ciudad desde la ladera de una montaña.

Potosí es una ciudad de tamaño mediano en el sur de Bolivia. Con una altitud de casi 4.100 m sobre el nivel del mar se la considera la tercera ciudad más alta del mundo (después de La Rinconada en Perú y El Alto también en Bolivia).

Debe haber alguna razón por la que la gente ha decidido vivir en condiciones tan desfavorables (a esta altitud hay menos oxígeno en el aire que al nivel del mar). Esta razón se llama Cerro Rico, o "Montaña Rica".

EL DORADO OLVIDADO

01 May 2020

CONTÁCTENOS

INFO@TOLECIMYDO.PL

+48 515 171 666

NEWSLETTER