1. pl
  2. es

Foto: Flattop mountain - vista desde un mirador a 100 metros del aparcamiento.

 

Dada la diferencia de tiempo de diez horas, nos despertamos sorprendentemente tarde, alrededor de las 5 de la mañana. A las 7 en punto tuvimos uno de los desayunos más extraños de la historia. La dueña del albergue, una mujer de mediana edad, hizo (sólo para nosotros) tostadas fritas y dulces con azúcar en polvo, y también... salchichas al estilo de las chuletas polacas y huevos fritos. Afortunadamente, también había copos y yogur para Gabi, así que de alguna manera lo arreglamos. Tuvimos una charla agradable sobre Alaska, de dónde somos, qué queremos ver. Nos despedimos calurosamente y salimos a conquistar la tierra.

La primera parada fue Flattop mountain, una meseta que se eleva sobre la ciudad, donde comienzan varios senderos de montaña. Se suponía que las vistas desde allí eran únicas, pero no esperábamos en absoluto lo que encontramos... Entramos en un gran aparcamiento, donde sólo había 3 coches (todavía era de madrugada). Estaba buscando el mejor lugar para aparcar, cuando de repente Lila gritó: "¡Oso!" ¿Oso? ¿Tan cerca de la ciudad? ¡Pero resultó serlo! Un oso estaba tirado junto a un coche en medio del aparcamiento, y tenía una... mochila en sus manos. Estaba tratando de sacar algo de ella. Estábamos sentados en el coche a unos 20 metros del espectáculo y por supuesto no pensamos en salir. Al otro lado del aparcamiento un grupo de quizás cinco personas también observaba los esfuerzos del osito. De vez en cuando se acercaban más coches. Sus conductores y pasajeros no se sorprendieron menos que nosotros. En un momento dado, una mujer entró en el aparcamiento, salió del vehículo y comenzó a marchar salvajemente hacia el oso. Cuando estaba a sólo 10 metros de distancia, los demás empezaron a gritarle. Se dio cuenta a tiempo y rápidamente volvió a su coche con un grito. Afortunadamente, el oso no mostró ningún interés en que la gente se reuniera cada vez más y más numerosa. Encontró una golosina envuelta en papel blanco - tal vez algún sándwich - y tranquilamente la olfateó.

Foto: Primer encuentro con un oso.

Todo duró alrededor de media hora. Después de ese tiempo apareció un guardabosques. El oso, como si sintiera el problema, tomó el resto de los bocadillos y se escondió en los arbustos junto al aparcamiento. El guardabosques hizo una llamada, luego abrió el arma, se metió en los arbustos y disparó tres veces. Pidió ayuda a algunos de los hombres reunidos en el aparcamiento. Los cuatro arrojaron el cadáver del oso en la camioneta, luego el guardabosques agradeció la ayuda y se fue.

Foto: Coche de la mala suerte a la derecha.

Durante algún tiempo no podíamos creer lo que acababa de pasar ante nuestros ojos. Vimos un coche de la mala suerte, del que el oso sacó su mochila. Estaba muy dañado, parabrisas y ventanas traseras agrietadas, ventana del lado del conductor rota, abolladuras y arañazos de las garras por todas partes. El oso, aunque era un baribal negro, no muy grande, tenía una fuerza increíble. Desafortunadamente, el lema de Alaska es "un oso alimentado es un oso muerto". Un animal salvaje enseñado que el hombre tiene comida sabrosa y razonablemente disponible volverá y se convertirá en una amenaza. Sólo podía haber tomado una decisión…

Foto: La vista panóramica de Anchorage, la ciudad más grande de Alaska.

Esta es la aventura con la que Alaska nos dio la bienvenida. Seguimos caminando según lo planeado. Las vistas eran realmente impresionantes. Ese día fuimos al valle del río Eagle, donde caminamos en un entorno aún más hermoso, entre montañas, lagos, cascadas y bosques. Sin embargo, la experiencia de la mañana nos hizo sentir poco confiados en el camino. Sólo cuando volvimos al centro de Anchorage nos olvidamos de los osos por un momento.

Sabíamos que Alaska era sinónimo de una tierra salvaje. Esperábamos ver muchos animales en su entorno natural. Pero nuestra primera mañana en Alaska fue tan inesperada que afectó a todo el viaje posterior. Nos dimos cuenta de que realmente hay osos por todas partes. Y que tienes que tener cuidado siempre. Especialmente cuando viajas con una niña de tres años y medio. Desde ese día, al salir del coche casi siempre cogíamos el spray contra osos.

ALASKA - EL PRIMERO ENCUENTRO CON LA NATURALEZA SALVAJE

18 March 2020

CONTÁCTENOS

INFO@TOLECIMYDO.PL

+48 515 171 666

NEWSLETTER